30 de Mayo del 2016

Ley de Alimentación Saludable debe cumplirse para proteger a los niños

Tenemos poca conciencia sobre la responsabilidad de las industrias en la salud de las personas, afirma Fernando Eguren.
Donde: 
PerúNacional

El presidente del Centro Peruano de Estudios Sociales (Cepes), Fernando Eguren,  manifestó que es necesario que en nuestro país se haga cumplir la Ley N° 30021, Ley de Promoción de la Alimentación Saludable para Niños, Niñas y Adolescentes. La ley fue aprobada en mayo del 2013 y reglamentada mediante el D.S. Nº 007-2015-SA, sin embargo, actualmente no se cumple, según manifestó.

El sociólogo señaló que la Ley 30021 es importante, ya que prohíbe la venta de alimentos que estén excluidos de los parámetros de comida saludable de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que tiene muchos detractores en la industria alimentaria.

Los parámetros técnicos que considera la ley para la aplicación del reglamento están referidos a los valores de concentración de azúcar, sal y grasas saturadas en 100 gramos de alimento sólido o 100 mililitros de alimento líquido y bebidas no alcohólicas, que permiten la denominación de alimentos y bebidas no alcohólicas procesados destinados al consumo humano y que constituyen referencia para el consumo informado por parte de la población.

En el caso del azúcar, establece que los alimentos deben tener un máximo de 2.5 gramos por 100 mililitros de bebida, o un máximo de 5 gramos por 100 gramos de alimento sólido. Para la sal, fija en un máximo de 300 miligramos por 100 mililitros de bebida o 100 gramos de alimento sólido. En el caso de las grasas saturadas, un máximo de 0.75 gramos por 100 mililitros de bebida. Y un máximo de 1.5 gramos por 100 gramos de alimento sólido.

La ley indica además que se debe regular la publicidad televisiva en los horarios de mayor audiencia infantil para que los productos no saludables, no sean promocionados y de esta forma no se incentive a los niños a consumirlos.

Al respecto, Eguren sostuvo que el papel jugado por los medios de comunicación es deficitario en el tema de educación alimentaria y que la situación no cambiará a menos que se tome la decisión de hacer cumplir la ley.  Añadió que la presión ejercida por las grandes corporaciones de la comida chatarra juegan un rol importante, ya que influyen en que no se aplique la ley.

El sociólogo considera que en el Perú hay poca conciencia sobre la responsabilidad de las industrias en la salud de las personas. “Cuando se dio la ley, hubo que definir qué era un alimento no saludable, ya que el Ministerio de Salud al inicio consideraba hasta a una hamburguesa era saludable. Luego aprobaron otro reglamento que sí acogía la propuesta de la OMS, que hoy es el reglamento, pero en la práctica no se está aplicando”, manifestó el sociólogo a la Agencia de Noticias de la Infancia (ANI).

“La Ley 30021 no se aplica porque establece restricciones a alimentos con grasas, azucares y sales, conocida como comida chatarra. En otros países ven el tema de nutrición infantil en relación con la publicidad, aunque en algunos terminó pesando la presión de las industrias, como en México en el que le pusieron un impuesto a las gaseosas y dieron marcha taras por presión de los lobbies de las gaseosas, eso también pasa en el Perú”, precisó.

“En EE.UU. hay intentos de algunos estados por controlar la industria alimentaria. Uno piensa ¿por qué los tipos que producen esa comida no están en la cárcel? Pues se sabe que estos alimentos son dañinos para la salud y que la publicidad estimula a los niños a consumirlos. Saben que es un problema de salud pública pero tampoco hacen nada, las industrias pueden más”, comentó.

Otra de las consecuencias que Eguren considera nefasta para la salud pública es la libre venta de productos que contienen grasas trans. “El otro día fui a un supermercado, y en la sección de alimentos para niños agarré un chocolate y en los ingredientes había grasas trans. Eso está prohibido en varios países, pero acá se permite que se venda a los niños. Sobre la base de la Ley 30021 habría que multar a ese supermercado y al fabricante; y para eso no necesita cumplir el reglamento”, refirió.

Fernando Eguren añadió que esta ley obliga al Ministerio de Educación a difundir políticas  educativas que tengan como objetivo que la población tome conciencia de la importancia de tener una alimentación saludable, pero “como la ley no se cumple, esto solo queda en el papel, y nadie le hace caso”.

En otro tema, Eguren precisó que no existe una relación entre la producción de alimentos y que la población este alimentada. “Por ejemplo si un campesino produce quinua y esta sube su precio en el mercado, eso será para vender y con ese dinero comprará alimentos más baratos que no necesariamente son buenos. Elevan sus ingresos pero bajan la calidad de su nutrición”, dijo.

Más información: https://www.youtube.com/watch?v=NUUgjbaCufk

Componente: 
InstitucionalidadUso